miércoles, 28 de marzo de 2018

Night, de Elie Wiesel

Tuve que leer este libro para la clase del Holocausto (sí, tengo una asignatura en la que tratamos única y exclusivamente ese tema). Mi forma de leerlo probablemente no fue la más adecuada para un libro de este tipo, o para un libro en general. Lo leía en clase una vez a la semana durante muchos meses, y me lo acabé de golpe la última noche de las vacaciones porque tenía que presentarlo al día siguiente. Estoy segura que si me hubiera centrado y leído Night como un libro debe leerse, lo habría disfrutado muchísimo más.


SINOPSIS
Born in the town of Sighet, Transylvania, Elie Wiesel was a teenager when he and his family were taken from their home in 1944 to the Auschwitz concentration camp, and then to Buchenwald. Night is the terrifying record of Elie Wiesel's memories of the death of his family, the death of his own innocence, and his despair as a deeply observant Jew confronting the absolute evil of man. This new translation by his wife and most frequent translator, Marion Wiesel, corrects important details and presents the most accurate rendering in English of Elie Wiesel's testimony to what happened in the camps and of his unforgettable message that this horror must never be allowed to happen again.
OPINIÓN PERSONAL

"To forget would be not only dangerous but offensive; to forget the dead would be akin to killing them a second time."

La historia de Night es una historia verídica. Elie fue un judío que existió, que fue enviado a campos de concentración, que perdió a familiares a manos de los nazis, que vio y vivió horrores, y que tuvo la suerte de sobrevivir y ha decidido contarnos su experiencia. Elie no se corta un pelo a la hora de describirnos lo que sucede. Eso, más saber que todo fue real, hace que la historia sea muy difícil de leer algunas veces. Que te duela un poco el corazón cuando tu mente procesa algunos de los capítulos o situaciones. Sin embargo, a pesar de la dureza de lo que estamos aprendiendo, es un libro que se lee rapidísimo. Cuenta las cosas tal y como ocurrieron, sin alargarse, sin merodear. Te golpea con sus palabras y sigue escribiendo.

"The idea of dying, of ceasing to be, began to fascinate me. To no longer exist. To no longer feel the excruciating pain of my foot. To no longer feel anything, neither fatigue nor cold, nothing. To break rank, to let myself slide to the side of the road..."

Lo único que no me ha convencido demasiado de la historia es el hecho de que habla todo el rato de cómo Elie perdió su fe en Dios una vez vio todo lo que vio. Entiendo perfectamente que la religión es algo muy importante para él, pero las tres primeras veces que dijo que ya no se sentía capaz de rezar lo entendimos. No era necesario repetirlo cuatrocientas mil más.

"I spent my days in total idleness. With only one desire: to eat. I no longer thought of my father, or my mother. 
From time to time, I would dream. But only about soup, an extra ration of soup."

Muchas de las situaciones descritas en Night me han sorprendido muchísimo. He leído y aprendido sobre el Holocausto, pero hay cosas que Elie cuenta y que nunca me había atrevido siquiera a imaginarme. Es admirable. Cómo lo dice, sin pelos en la lengua, aún cuando son pensamientos de los que uno no debería estar orgulloso. Los mejores libros son esos que te dejan pensando antes de dormir, aún cuando hace mucho que pasaste la última página.

En conclusión, Night es un libro que se lee en un pis pas, pero que no por eso deja de contener una historia durísima que te hace sentir impotente en más de una ocasión. Un libro con el que aprendes muchísimo, pero con el que no aprendes para nada cosas placenteras. Te hará reflexionar, pensar, y tener ganas de volver al pasada y ser capaz de cambiarlo.

martes, 27 de marzo de 2018

This is our story, de Ashley Elston

Libros de asesinato e investigación posterior no suelen ser mi tipo de novelas. Esas historias tiendo a dejarlas más para capítulos de Castle o de Mentes Criminales. Pero este libro me atrajo desde el primer momento, en parte por las personas que me lo recomendaban. Lo comencé llena de ganas. Me encantó. Pero como casi siempre que tus expectativas están por los cielos, el libro me acabó decepcionando un poquillo.

Dichosas expectativas.


SINOPSIS
No one knows what happened that morning at River Point. Five boys went hunting. Four came back. The boys won't say who fired the shot that killed their friend Grant; the evidence shows it could have been any one of them.
Kate Marino's senior year internship at the district attorney's office isn't exactly glamorous—more like an excuse to leave school early that looks good on college applications. Then the DA hands her boss, Mr, Stone, the biggest case her small town of Belle Terre has ever seen. The River Point Boys are all anyone can talk about. Despite their damning toxicology reports the morning of the accident, the DA wants the boys' case swept under the rug. He owes his political office to their powerful families.

Kate won't let that happen. Digging up secrets without revealing her own is a dangerous line to walk; Kate has personal reasons for seeking justice for Grant. As she investigates with Stone, the aging prosecutor relying on Kate to see and hear what he cannot, she realizes that nothing about the case—or the boys—is what it seems. Grant wasn't who she thought he has, and neither Stone's prime suspect. As Kate gets dangerously close to the truth, it becomes clear that the early morning accident might not have been an accident at all—and if Kate doesn't uncover the true killer, more than one life could be on the line... including her own.
 
OPINIÓN PERSONAL

Cinco chicos, amigos de toda la vida, fueron a cazar al bosque una mañana. Solo cuatro regresaron. Cuatro que han decidido guardar silencio, no decir quién disparó el arma que mató a su amigo. El caso es asignado al jefe de Kate, una estudiante que trabaja en la oficina del fiscal. Kate se niega a dejar al asesino libre, que es exactamente lo que le fiscal desea, y poco a poco empieza a investigar y a descubrir que eso que todos creían accidente puede que no lo sea, y que hay más secretos guardados por estos chicos de lo que todos pensaban en un principio.

"A ten-point buck and a dead body make the same sound when they hit the forest floor. It's hard to believe a person could be mistaken for an animal, but it happens more than you know."

This is our story es uno de esos libros que no puedes soltar. Te sorprende, te mantiene enganchado y con la necesidad de saber qué pasó o qué va a pasar. Sin embargo, aunque la trama está muy bien construida en su mayor parte, he encontrado algunos pequeños fallos que no encajaban una vez que descubrimos toda la historia.

El final tampoco me ha convencido. La novela daba vueltas una y otra vez, haciéndote creer cosas y después haciéndote dudar de eso que creías saber. Pero, llegando a los últimos capítulos, la resolución comenzó a verse clara. Y fue exactamente ese final que empezábamos a sospechar el final real del libro. Faltó un último giro, algo que nos dejara con la boca abierta dando vueltas por nuestra habitación. Acabar la carrera fuerte, con un sprint, no empezando a desacelerar.

"We lose ourselves in this moment, desperate to erase what happened today and to forget what will happen tomorrow."

Los personajes son otra de las cosas que le han quitado puntuación al libro. Solo un par de ellos, aparte de la protagonista, están bien construidos. Y, en su mayoría, sus detalles tampoco son nada del otro mundo. Son personajes bastante normalillos y típicos, que parecen reales pero que no tienen nada que los haga especiales. Te caen bien, pero no te llegan a importar. En el caso de los cuatro chicos a los que Kate está investigando, me han vuelto loca. No logré identificarlos hasta muy avanzada la novela, y siempre que se descubría algo de alguno de ellos, tenía que volver para detrás y releer sus descripciones para entender de quien estábamos hablando.

En definitiva, This is our story es un libro que no podrás parar de leer. No tiene personajes alucinantes con los que te encariñarás, y el final deja un poco que desear, pero es una de esas novelas en las que ninguna de estas cosas te importa demasiado. Una de esas para acurrucarte en el sillón y simplemente leer y leer.